Calidad de vida y cifras de EM

La Esclerosis Múltiple está presente en todo el mundo. Afecta a unas 2.500.000 personas en todo el mundo, 600.000 en Europa y unas 47.000 en España, según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN). En Galicia, son cerca de 3.000 los pacientes registrados, por lo que es la Comunidad Autónoma que muestra probablemente la mayor incidencia en Esclerosis Múltiple de toda España, según advierten los profesionales en la materia. En la comunidad gallega, frente a los 79 afectados cada 100.000 habitantes gallegos que se contabilizaban hace una década, a día de hoy la cifra ha aumentado hasta los 123 pacientes por cada 100.000 habitantes: nueve personas diagnosticadas cada mes.

El desarrollo particular que tiene la EM y la diversidad de síntomas que conlleva, pueden convertirla en una enfermedad que altera significativamente el día a día de quienes la padecen, afectando también al círculo que rodea al paciente. Cierto es que la calidad de vida de las personas afectadas ha mejorado en los últimos años gracias al diagnóstico precoz de la enfermedad y los nuevos tratamientos destinados a modificar el curso de la patología.  

Aún así, La EM puede alterar la calidad de vida de las personas. Lo puede hacer en varios sentidos: desde el simple hecho de que el paciente deberá visitar con más frecuencia a médicos y especialistas hasta actividades que, a veces, no podrá realizar a causa de algunos síntomas. El tratamiento, combinado con un buen conocimiento de la enfermedad y una planificación cuidadosa, pueden contribuir a una vida más agradable.

El deterioro cognitivo y de la salud del cerebro es un tema que ocupa y preocupa a los pacientes que conviven con la EM y en sus manos está trabajar por mantener el cerebro lo más saludable posible. Mantener un estilo de vida saludable y positivo para nuestro cerebro, teniendo en cuenta a nuestra nueva compañera de vida, es clave para el futuro de los pacientes.

Cierto es que la incertidumbre siempre hace acto de presencia y nadie puede asegurar al paciente cómo va a estar dentro de un mes o diez años. Pero la persona afectada sí que puede preocuparse e involucrarse para que, a pesar de esa incertidumbre, su calidad de vida mejore o no empeore. Es por ello que, a mayores del tratamiento farmacológico, los afectados deben preocuparse por el día a día y tener en cuenta a su nueva compañera de vida. El tabaco, el alcohol, el sobrepeso… hay factores que influyen en el devenir de la enfermedad y que en sus manos está evitarlos.

La iniciativa para la salud del cerebro en la Esclerosis Múltiple (MS Brain Health) recomienda seis pasos positivos a tener en cuenta para mantener el cerebro lo más saludable posible: mantenerse lo más activo posible, mantener el peso controlado, mantener la mente activa, evitar el tabaco y el consumo excesivo de alcohol y seguir con detalle la adherencia al tratamiento farmacológico.

Aunque todavía a día de hoy se sigue asociando la EM a la silla de ruedas y a los grandes afectados, cada vez son más los pacientes que ven mejorada su calidad de vida gracias al tratamiento farmacológico y rehabilitador. Ahora, los pacientes con EM puede realizar grandes retos que hasta hace pocos años parecían impensables.